Democracia – ¿Es o no lo es?

Por Daniel Muñiz Ubau (NIC)
Graduando de la Universidad Ave María
Escuela de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas

Esa es la pregunta que muchos se plantean mientras se vive en una sociedad lleno de ambigüedades y palabras con definiciones huecas. Es por eso que es deber y obligación de la ciudadanía analizar y ver el contexto político en el que vivimos para así contrarrestar los obstáculos que se nos enfrentan como nación. En un siglo donde la política ha cambiado radicalmente, donde la izquierda es la derecha, y donde los socialistas son capitalistas, es vital conocer bien el terreno en el que las políticas y el bien estar social e individual está basado.

Inicio definiendo la palabra democracia, pero hago hincapié que la democracia en la que se vive hoy en día es la democracia contemporánea, o democracia moderna. Se distingue de la democracia clásica por haber evolucionado. La Democracia de antiguos tiempos, la que era conocida como una democracia a medias. Antes, donde existían elecciones libres, pero no todos estaban habilitados para votar; donde existía igualdad, pero solo los del sexo masculino podía ejercer el derecho a votar y a aspirar a un puesto político  He ahí algunas de las razones por la cual distingo democracia clásica de la democracia moderna.

Muchos conocemos democracia como el estado de gobierno donde se permiten elecciones libres y regulares, y en donde la ley y el mandato del estado están definidos por el voto mayoritario del pueblo, pero eso no lo es todo.

Democracia no tiene una definición absoluta por lo que cambia su significado de acuerdo a las circunstancias y realidades en las que se vive en cada sociedad. No digo que democracia no tiene ciertos elementos que son característicos para este mismo, pero si existen elementos que distingue una democracia de la otra. Por ejemplo, una democracia bajo los conceptos liberales y la democracia social (socialista) que promueve la regulación  subsidios, y hasta la propiedad colectiva en ciertos casos. Cabe recalcar que una no es más democrática que la otra, pero si tienen elementos que se distinguen. Hay democracias que favorecen el desarrollo de la empresa privada, y otras que promueven el desarrollo social, pero esto hace uno más democrática que la otra.  Ahora, si se llega a uno de los extremos entonces la democracia deja de ser.

Otra característica de las democracias consiste en que las decisiones son hechas por medio de la participación de los ciudadanos y consenso. Pero no todo es tan sencillo a como se ve. El hecho que se cumpla lo que desea la mayoría (siempre y cuando va dentro de los puntos que respete la constitución), esto no se traduce a olvidar los intereses y los derechos de la minoría. Grupos indígenas, asociaciones de grupos de intereses sociales, políticos o económicos, promotores de la libertad de expresión entre otros son considerados en algunos países la minoría, y tienen que ser defendidos a como dicta la constitución (si esta fuese una constitución democrática).

Reconocemos una democracia cuando se dan elecciones regulares donde los votos son justamente y honestamente contadas; donde no existen restricciones para candidatos políticos (aparte de los que plantea la constitución tales como mínimo de edad y ser un ciudadano, etc.); cuando los ciudadanos puedan votar libremente. Si no se cumplen estos elementos o se cumplen a medias ocurre lo que se le conoce Electoralismo. Se dice que hay elecciones pero hay fallas dentro del sistema que envician el sistema electoral, por ende envenenando la democracia.

Ahora, en una democracia se pueden contar votos honestamente, pero al momento que los votos se han contado existe la posibilidad que influencia política ha sido propagado e insertado subconsciente de la población  Un ejemplo claro de esto es cuando se abusa de los recursos del estado para inundar las capitales y cada rincón del país con un sistema propagandístico exagerado e invasivo, creando un margen de desigualdad entre el que tiene la autoridad para usar fondos del estado, y la oposición. Y recuerdo que la usurpación de los recursos del estado va en contra de los parámetros del juego de las elecciones. Entonces, tenemos elecciones libres y votos con un conteo honesto, pero hay abuso en los medios de publicidad, espacios televisivos de campaña entre otros.

El momento en que el estado no impone restricciones a su propia autoridad (límite de poder), hay un incumplimiento en el estado de derecho, por lo tanto no es una democracia.

Quiero dejar claro que en ningún momento he dicho que la democracia es el mejor sistema político, o el perfecto… Ninguno lo es! Cada estado define las realidades económicas  sociales y políticas a las que debe  enfrentarse y decide la mejor manera en que las enfrentara de acuerdo al consenso del pueblo. La democracia no da la fórmula perfecta para éxito económico y desarrollo sostenible; no es la poción secreta para la felicidad completa de la sociedad. Democracia no es utopía. La utopía nunca existirá fuera de nuestras mentes. El sistema democrático no es siempre el más eficiente en administración  debido a su alta burocracia en ciertos casos y tampoco existe la perfecta armonía política.

Pero si dejo algo claro – Las democracias a diferencia de las no-democracias (cual sea su categoría de sistema de gubernabilidad), tienen la capacidad de modificar las leyes e instituciones bajo el consentimiento del pueblo como respuesta a las circunstancias cambiantes de la historia. No producen inmediatamente todos los beneficios que se desea en una democracia pero definitivamente que las producirá más rápido que cualquier otro tipo de estado

.Image

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s